The planned bathroom

SYMETRICS – ARCHITECTURE MODULES OPTIONS. En este baño todo está relacionado entre sí. Los módulos, los materiales, la arquitectura.

THOMAS EDELMANN: ¿Qué concepto hay detrás del programa SYMETRICS?
BENEDIKT SAUERLAND: Con frecuencia, los elementos de una instalación de baño se colocan en la pared de forma inapropiada. En la construcción en bruto, aparte de los elementos empotrados, falta la relación con los demás objetos que se instalan más tarde, como por ejemplo la bañera. Y el hecho de que el instalador le pregunte al propietario: “¿Dónde le gustaría tener la ducha manual?” tampoco es siempre de ayuda. ¿Cómo decidirse? Para estos casos, SYMETRICS ofrece una especie de “layout”. Sirve como reglamento a todos los diseñadores gráficos. Está formado por líneas auxiliares con las que se pueden colocar correctamente los elementos de diseño. Una vez dispuestas sus relaciones, ya no se nota la cuadrícula, sino tan solo la instalación limpia.

T.E.: ¿Qué ventajas ofrece un programa de baño por módulos?
B.S.: Ayuda al planificador o al propietario a definer las relaciones de los usuarios. En un hogar con niños pequeños o con personas de distintas alturas, se pueden establecer diferentes Alturas con las coordenadas de SYMETRICS. Pero sobre todo, ayuda a definir las relaciones de los productos. Con los rieles de montaje puedo controlar las distancias verticales y horizontales. La cuadrícula básica de 60 por 60 milímetros está definida por la placa de recubrimiento de un elemento de manejo. Los parámetros especificados exteriormente llevan a esta medida. Si se añaden elementos de manejo, la placa portadora común se amplía proporcionalmente. Recomendamos determinadas relaciones de distancias de los elementos entre sí.

T.E.: ¿Qué efecto tiene el sistema modular sobre el diseño y la arquitectura interior?
B.S.: Con el repertorio de elementos individuals se pueden diseñar los más diversos escenarios. De este modo, SYMETRICS se aparta de las ideas tradicionales en serie, caracterizadas por lo que se denominaba “designlink”, la pura apariencia exterior de un denominador común. En este sentido, ya no consiste en que la grifería nos increpe: “mirad qué hermosa soy”. Los arquitectos y los planificadores de baños encuentran los módulos necesarios para una planificación exigente que, al mismo tiempo, ofrecen más seguridad en la realización. Los arquitectos buscan productos para componer su planificación, para poder generar una imagen de conjunto convincente. Sería contraproducente que cada producto resaltara en el concierto del cuarto de baño.

Minimalizing the products

T.E.: ¿Qué escenarios son imaginables en el future con SYMETRICS?
B.S.: Cuanto más complejas se vuelvan determinadas funciones de las griferías, más practices son los elementos electrónicos de manejo. En perspectiva, es posible una diferenciación de los elementos de manejo y los puntos de salida. Para nosotros es importante que las griferías evolucionen, que su semántica familiar permanezca.

T.E.: ¿Qué perspectivas de futuro ve usted para el diseño del cuarto de baño?
B.S.: El tema agua ofrece muchas posibilidades que todavía no están agotadas en absoluto. Dado que el agua está situada en el cuarto de baño, es ahí donde se producen una serie de posibilidades de proyección. Entre ellas, la domesticación de los fenómenos naturales y muchas más. Sin ponernos esotéricos, podemos reflexionar sobre los factores trascendentales
de la vida humana: si tenemos en cuenta que estamos constituidos por agua en un 70 por ciento, y sabemos que somos capaces de pensar y de almacenar información, no es muy descabellado suponer que el agua está implicada en el almacenamiento del saber. Queda por ver lo que esto significa para el diseño.

T.E.: En los últimos tiempos, ¿ha cambiado la forma de concebir del diseño?
B.S.: Cuando el sector de los sanitarios descubrió el diseño, las tareas de búsqueda de formas se situaban en primer plano, con gran referencia al espíritu de la época. Entonces se pretendía servir a los diferentes grupos en cuanto a preferencias. Hoy en día la imagen ha cambiado. Los fabricantes han arreglado sus programas. También ha cambiado nuestra autoimagen. Ya no nos vemos en primer lugar como buscadores de formas, sino que buscamos un acceso conceptual a los proyectos. Andreas Dornbracht planteó una vez la cuestión de qué viene después de la forma. Durante años se ha mitificado al diseñador que estiliza el diseño de autor. Mi interpretación es que debe ofrecerse un resultado sólido. El diseño debe concentrarse en los mercados y en las personas, debe abrir y desarrollar nuevos temas. Trabajo desde hace casi 20 años en Sieger Design, y pienso que el sector de los sanitarios está predestinado a ir más allá del elevado status quo alcanzado. Actualmente, los productos se minimalizan y se desmaterializan.

T.E.: ¿Esto significa que las formas serán aún más intercambiables que hasta ahora?
B.S.: Este riesgo existe, por supuesto, pero no si nos esforzamos más por diseñar mundos de vivencias, en lugar de objetos individuales expuestos por separado. Es mucho más interesante continuar desarrollando un tema como el “acceso al agua”, en lugar de hacer siempre lo mismo de distintas maneras. La modificación de las formas de utilización es lo que require nuevas formas de proceder. Antes teníamos tendencia a afilar los lápices y a encontrar un concepto a través de la búsqueda de formas. Hoy en día esto es inconcebible. La aperture de la sala de estar hacia la cocina y la transformación del cuarto de baño de simple cuarto húmedo en un espacio con alta calidad de vida, exigen el desarrollo y la verificación de un concepto antes de empezar la realización en detalle. Las exigencias que se les planteen a los arquitectos y a los planificadores serán mayores. El cuarto de baño seguirá cambiando. Se trata de dejar que las diferentes áreas funcionales participen más unas de otras.